RSS

El árbol de la vida (2011)

10 Oct

  El árbol de la vida

  País: Usa

  Duración: 139 min

 Dirección y guión: Terrence Malick

 Reparto: Brad Pitt, Jessica Chastain, Sean Penn, Hunter McCracken, Laramie Eppler, Tye Sheridan

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dos horas y diecisiete minutos dan para pensar en muchas cosas, hablar sobre muchas cosas innecesarias y en voz alta, incluso, para estar mensajeándote toda la película con alguien o viendo las últimas noticias de tu muro del cada vez más dicho para algunas cosas, facebook. Te puede no gustar la película, horrorizar, hacerte bostezar como si fueras un hipopótamo hambriento, desesperar lo insufrible de mal que lo puedes pasar, pero por eso, no debes faltar el respeto al que está a tu lado, delante, detrás o al otro lado. No por eso vas a estar soltando soplapolleces durante toda una obra cumbre en la historia del cine. No por ello te va a sudar todo lo tuyo el que otros puedan disfrutar de uno de los trabajos más personales, bárbaros, a veces indescriptibles y necesarios del celuloide actual y muy futuro.

Que se puede decir de una película que hay verla para poder o intentar imaginársela, para construir tú, tu propio árbol de la vida. Escribir del último trabajo de Malick para –que no se debe- desintegrar partícula a partícula, o átomo a átomo cada secuencia de la que somos testigos, no es buena idea. Como tampoco ese final que sería lo “más” complejo de todo el film, abierto a un sin fin de posibilidades poéticas, filosóficas/religiosas o dadas por la propia madre naturaleza. Por mucho que pueda contaros, ya os aviso que el último trabajo de Terrence Malick es una absoluta obra de la casi absoluta perfección, de la minuciosidad con cada plano, secuencia e imagen. Por no hablar de la encomiable, absorbente y pasmosa maravilla que Alexander Desplat ha compuesto, pieza a pieza, para un trabajo, sino perfecto, casi. Escuchando “Emergence of life” es posible imaginarse o creer en cualquier creación, aún tratándose de nuestro propio planeta.

Pero,  ¿y si nos vamos a  la fotografía de Emmanuel Lubezki?, simplemente, espectacular. No había visto tanta belleza visual, en la cantidad que se nos da y como se nos da, desde hacía 2001 años. Lubezki te deja boquiabierto, siempre que puedas o gustes saborear trabajos así, uno quedará prendado. Y a estos trabajos de director, director de fotografía, guionista, etc., debemos sumarle sus actores y actrices. Donde por encima de todo, me gustaría dejar bien claro, que el niño mayor, lo borda, el resto, para gustos, como siempre.

Dos horas y diecisiete minutos bastan para cegarnos con un cine de autor de un realizador que sigue indagando y experimentado donde otros ya lo hicieron con anterioridad (Stanley Kubrick por poner un ejemplo rápido) con otros parámetros totalmente diferentes a los estipulados dentro de lo que se podría llamar cine para las grandes industrias, haciendo casi una excepción con los creadores de cine experimental, puesto que aquí, Malick, también se argumenta en este campo con su árbol de la vida increíblemente detallado, narrado y contado con exquisita y diferente visión a cualquier otra propuesta que se te pueda pasar por la cabeza.

El amor a la vida, la esperanza de poder contarla cuando te marches y las preguntas que te surgirán. Allá donde quieras ir o creas que vas a ir. El amor a la naturaleza, a su origen y al nuestro. Imágenes, que aparte de servir para salva pantallas – la chica dos butacas a mi izquierda lo tenía muy claro-, hacen que tus pupilas se ensanchen, tu cabeza trabaje y tu corazón se acelere de emociones que difícilmente podrás olvidar. El comienzo de lo que actualmente somos, nuestro presente y hacia donde nos dirigimos con sus correspondientes preguntas y dudas. El antes, el ahora y el después. Todo serena y astutamente contado sin seguir ninguna línea narrativa que no hace otra cosa, que ponerte a trabajar para entenderla o para crearte tú, tu propia existencia, árbol o vida que desees tener.

Son muchísimas las referencias de las que se nutre el director de “La delgada línea roja” y “El nuevo mundo”. Dos películas donde ya se puede ver con mucha claridad esa manera de mostrar sus conocimientos cinematográficos e inquietudes por seguir creciendo hasta… “El árbol de la vida”. Un acontecimiento sin precedentes, provocando como lo está haciendo hasta ahora, el que la gente, incluso, salga antes del encendido de la luces por la puerta de salida. Reacciones de todo tipo, pero casi siempre en ambos extremos colocando a la ganadora de último festival de Cannes en lo más alto de las taquillas españolas en su primera semana de proyección.

A mí “El árbol de la vida” me parece una maravilla de principio a fin y a otros les parecerá una soberana mierda o un apoteósico tostón. Por eso, lo hermoso de esta vida y del ser humano. Cada uno elige lo que le apetece y agrada, cueste lo que cueste. Difícil o fácil, entretenimiento y diversión, seriedad y concentración. Muchos de estos adjetivos pueden ir agarrados  perfectamente de la mano para muchas de las películas que al cabo del año terminamos viendo. Otra veces, no tanto.

“El árbol de la vida” es la consagración de un director que a base de finas y delicadas pinceladas consigue su mejor cuadro en movimiento. Un trabajo que reluce belleza, que te hace exteriorizar todo lo que llevas dentro, una monumental obra que no hay que dejar pasar por nada en el mundo.

Espero que seáis felices durante vuestra existencia…

Otra información

ΨÐ

Imdb

Trailer

 
Deja un comentario

Publicado por en 10/10/2011 en Cine de Autor, Drama

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: